[Isaías 2:1-22] – Tras describir la condición pecaminosa de Judá el profeta anuncia la inminente venida del juicio divino. Pero antes pronuncia una promesa de bendición: De la misma manera que el Monte Sion era de poca estima, así era poco estimado el nombre de Dios, pero llegaría un día en el que sería exaltado por encima de todos los demás, y a Él vendrían muchedumbres de todas las naciones. Hombres de todas las naciones compartirían la gloria que traería el Mesías.


 

ESCUCHAR LISTA DE REPRODUCCIÓN DE LA SERIE

(Desde el 1 hasta el último publicado)